¡ÁNIMO! SOY YO, NO TEMAN - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
logo
Vaya al Contenido
¡ÁNIMO! SOY YO, NO TEMAN
La palabra de Dios es eterna y siempre nueva, actualiza su mensaje para cada generación y permanece con más firmeza que cualquier obra creada en el universo.

Xalapa, Ver. 28 Mar 20. 18:50 hrs.
    La vida pública de Jesucristo narrada en los evangelios representa el punto culmen de la revelación divina en toda la historia de salvación, debido a que en su persona y ministerio se cumplen tres elementos relativos a la temporalidad de los hechos que confirman su eternidad: 1) Se cumplen las prefiguraciones develadas al pueblo de Israel, 2) Se trata de acontecimientos históricos altamente comprobables, y 3) Su mensaje se actualiza en cada época para descifrarse a todas las generaciones. En otras palabras, en Cristo se cumplen las promesas del pasado, ocurrieron hechos que tuvieron un presente y se nos instruye a nosotros después de más de dos mil años de su encarnación. Es por esto que nuestra Iglesia nos recuerda continuamente el lema “Cristo ayer, hoy y siempre”.

    San Pedro apóstol nos ofrece una manifestación auténtica de fe que resume de forma clara lo que hemos dicho anteriormente: “Señor ¿a quién iremos? TÚ TIENES PALABRAS DE VIDA ETERNA” (Jn 6, 68), e incluso el mismo Jesús lo reconoce en su labor mesiánica cuando proclama: “No he venido para abolir la ley o los profetas, SINO PARA DARLES PLENITUD” (Mt 5, 17) y “Pasarán el cielo y la tierra, pero MIS PALABRAS NUNCA PASARÁN” (Mt 24, 35).

    Ahora bien, es mi intención reflexionar acerca de dos pasajes del evangelio que guardan una íntima relación entre sí, y que sobretodo, tienen una lección muy importante que darnos en estos momentos de preocupación y confusión como sociedad, ya que la palabra de Dios es eterna y siempre nueva, se actualiza para cada generación y permanece con más firmeza que cualquier obra creada en el universo.

Jesús camina sobre el mar

    Después de que diera de comer a cinco mil hombres en la multiplicación de los panes, Cristo ordenó a sus discípulos que se embarcaran hacia la otra orilla del mar de Galilea, mientras Él despedía a la gente. En tanto ellos esperaban en la barca, su maestro subió al monte para orar hasta el anochecer. Más tarde, un fuerte viento soplaba sobre las aguas, ocasionando que las olas golpearan duramente el bote de los discípulos. Ellos se atemorizaron, pero Jesús no los dejó solos, sino que vino caminando sobre las aguas hasta donde ellos estaban. (Cfr. Mc 6, 45-52)

    Quisiera tomar algunos puntos clave de esta narración evangélica para después confrontarlos con otro acontecimiento de la vida pública de Cristo:

1)   Después de un milagro extraordinario (la multiplicación de los panes), Jesús desea ir con sus discípulos a un lugar apartado.

2)   Subiendo una montaña, Jesús se retira, mientras ellos se encuentran en el medio del mar.

3)   Las circunstancias los atemorizan y pareciera que Jesús se encuentra lejano de ellos

4)   Después de la fatiga, Cristo se aparece caminando sobre el agua, cesando los vientos y diciéndoles “¡Ánimo! Soy Yo, no teman” (Mc 6, 50)

Jesús asciende a los cielos

    Después de que resucitara de entre los muertos y se apareciera durante cuarenta días, Cristo ordenó a sus discípulos que fueran con Él a la montaña, en donde pronuncio sus últimas palabras sobre la tierra, para después ser elevado al cielo y sentarse a la diestra de Dios Padre.

    Marquemos ahora los puntos clave de este acontecimiento y confrontémoslos con los anteriormente señalados:

1)   Después de un milagro extraordinario (la resurrección), Jesús desea ir con sus discípulos a un lugar apartado.

2)   Subiendo una montaña, Jesús se retira a los cielos, mientras ellos lo contemplaban fijamente desde abajo.

3)   Las circunstancias comienzan a cambiar, pues pareciera que Jesús ya no los acompañaría más.

4)   Después de que regresaran a Jerusalén, “el Señor los asistía y confirmaba su prédica con señales milagrosas” (Mc 16, 20), ya que Él mismo les prometió “YO ESTARÉ CON USTEDES TODOS LOS DÍAS, HASTA EL FIN DEL MUNDO” (Mt 28, 20)

Jesús consuela y da valor a todo aquel que lo necesita

    La palabra de Dios es eterna y siempre nueva, su mensaje se transmite de generación en generación y nos habla directo al corazón aún en nuestros días. Si Cristo vino de lo alto de la montaña para socorrer a sus discípulos y salvarlos de la tempestad ¿qué no hará por nosotros que somos sus hijos? Si aún después de ascender a los cielos asistió portentosamente a todos los que predicaban la Buena Nueva ¿acaso no nos visitará también en nuestras luchas? Si “el Señor es nuestra luz y nuestra salvación ¿a quién temeremos?” (Salmo 27, 1) Si “Dios está de nuestra parte ¿quién estará en nuestra contra?” (Rom 8, 31).

    Ante los momentos de confusión y desconsuelo que vive nuestro mundo, tenemos la firme convicción de que Cristo no nos abandona, que su palabra se actualiza ante cualquier circunstancia y que sus promesas son vigentes aún con el paso de los años. El Dios amor viene desde el cielo para morar en nuestros corazones siempre que nosotros lo clamamos (Cfr. Jn 14, 23), por eso nunca perdemos la esperanza. Él es nuestro salvador y divino consuelo, que nos repite hoy las palabras reveladas a la Beata Conchita Cabrera: “Te amo, y por eso vengo a ti, que en vano lucharás con los vientos de tus pasiones si Yo no estoy a tu lado. […] Yo sereno las tempestades de los corazones que vienen a buscarme, que me abren sus puertas, que son míos. No tiembles, no temas, que soy el amable Jesús. Ten fe”

    ¡Ánimo! Cristo está contigo, no temas.
Columnista de CATOLIN
José Pablo Bonilla

Estudiante de Derecho y Contaduría en la U.V., escritor de tres musicales, compositor y guitarrista en...
También te puede interesar:
Todos los derechos reservados © 2017 CATOLIN
Regreso al contenido