"Gustad y ved lo bueno que es el Señor" Salmo 34 (33) Parte 2 - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
logo
Vaya al Contenido
Plumas de Fe > Acompañando la Fe > 2019 > Septiembre
"Gustad y ved lo bueno que es el Señor"
Parte 2
En una comunidad nos encontraremos de todo, pero es precisamente ahí donde somos probados, para saber si somos o no fieles al Señor.

Xalapa, Ver. 11 Sep 19. 13:20 hrs.
    Concluía la primera parte de esta reflexión afirmando que para la Sagrada Escritura, la palabra “prueba” se refiere al hombre creyente, fiel a Dios, que aunque perseguido y calumniado por sus enemigos, ó sometido a situaciones difíciles puede orar a Dios diciendo si tú Señor, sondeas mi corazón y me examinas, si me pruebas al crisol, no hallarás en mí malicia (Sal 17,3).

    Pero el proceso de “probar a una persona” “de conocer la verdad de su corazón” para la Sagrada Escritura no se concluye ahí, ya que la fe no puede favorecer una autocomplacencia personal; sino que tiene como finalidad el que la persona pueda vivir en una comunidad de fe, educativa, de trabajo, ustedes son la sal de la tierra (Mt 5, 13), ustedes son la luz del mundo (Mt 5, 14). Por eso es necesario quitar las afecciones desordenadas que se lo impiden, a través de un continuo camino de discernimiento sobre la voluntad de Dios. Y hay que tener en cuenta que al incorporarnos a una comunidad nos vamos a encontrar de todo.

    Y en este contexto más amplio, encontramos que San Pablo utiliza la palabra “probar” con el significado de discernimiento. En la Carta a los Romanos 12, 2 dice: No sigan la corriente del mundo en que vivimos…así sabrán distinguir cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, lo que le agrada, lo que es perfecto. De manera que, sigue diciendo ahora en su carta a los Tesalonicenses, examinando todo, se queden con lo bueno, absteniéndose de todo género del mal (1 Tes 5, 21-22).

    Examinar y quedarse con lo bueno, absteniéndose del mal, es algo que podemos encontrar en el pensamiento del Papa Francisco expresado en su Carta encíclica Evangelii Gaudium. En este documento el Papa nos exhorta a los cristianos a discernir, esto es, “esclarecer aquello que pueda ser un fruto del Reino y también aquello que atenta contra el proyecto de Dios” (no. 51). Por eso es necesario –afirma el Papa- poner a prueba, discernir el gran riesgo que el mundo actual presenta al cristiano, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, con la invitación a una vida individualista, a una conciencia aislada, para que no vayamos a disminuir el valor del ideal evangélico.

    Por otra parte es necesario –sigue diciendo el Papa- discernir entre el acompañar con misericordia y paciencia las etapas del crecimiento de las personas, pues un pequeño paso, en medio de grandes límites humanos, puede ser sumamente agradable a Dios, y otra cosa es el caer en un relativismo, solapando ciertas conductas que pueden conducir a la persona a situaciones graves. En este caso concreto el poner a prueba o discernir tiene que llevarnos a saber si estamos actuando auténticamente conforme con nuestra fe y los valores que esta fe nos transmite.

    Y en el no. 64 del documento que he citado, se llama nuestra atención sobre el hecho de discernir, que el proceso de secularización tiende a reducir la fe y la Iglesia al ámbito de lo privado y de lo íntimo. Mientras la Iglesia insiste en la existencia de normas morales objetivas, válidas para todos, hay quienes presentan esta enseñanza como injusta, esto es, como opuesta a los derechos humanos básicos. Por consiguiente, se vuelve necesaria una educación que enseñe a pensar críticamente y que ofrezca un camino de maduración en valores.

    Haz la prueba y verás que bueno es el Señor, esta invitación tanto en el plano personal como comunitario es una exhortación a permanecer fiel al Señor aún en medio de las situaciones adversas que vivimos, no dejándonos llevar por una mentalidad contraria a nuestra fe. En una comunidad nos encontraremos de todo, pero es precisamente ahí donde somos probados, para saber si somos o no fieles al Señor.
Columnista de CATOLIN
Pbro. José Rafael Luna C.

Lic. en Teología Dogmática sacramentaria. Director Espiritual en el Seminario Mayor...
También te puede interesar:
Todos los derechos reservados © 2017 CATOLIN
Regreso al contenido