89 años del cierre de templos en Veracruz - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
logo
Vaya al Contenido
Vida Consagrada > 2020 > Julio
89 años del cierre de templos en Veracruz: un acontecimiento poco conocido
- La ley limitaba el número de sacerdotes en la Entidad Federativa a 1 por cada 100,000 habitantes.
- Este es un acontecimiento, de la historia en Veracruz, poco conocido, incluso entre católicos, es por esto que CATOLIN ha decido recordarlo.

Por: Rolando Tobit Bonilla
CATOLIN
Imagen referencial. Iglesia de Ntro. Señor del Calvario Foto por: CATOLIN

Xalapa, Ver. 27 Jul 20. 21:30 hrs. (CATOLIN).- El pasado 25 de julio se cumplieron 89 años del cierre de templos en la Entidad Federativa de Veracruz por la ley 197 conocida como la “Ley Tejeda”, promulgada por el Gobernador de Veracruz, Adalberto Tejeda.

    El 18 de junio de 1931 Tejeda promulgó la Ley 197, la cual había sido aprobada previamente por la legislatura del Estado de Veracruz. La ley limitaba el número de sacerdotes en la Entidad Federativa a 1 por cada 100,000 habitantes superando “La ley calles” de 1926, que, aplicada en diferentes entidades federativas, limitaba el número de sacerdotes de 1 por cada 10,000 habitantes (Sonora); 1 por cada 30,000 (Tabasco); 1 por cada 45,000 (Chihuahua); 140 por cada 500,000 (hoy CDMX), por mencionar algunos.

    En aquel entonces Veracruz contaba con aproximadamente ,300,000 habitantes lo cual limitaba a 13 el número de sacerdotes que podían ejercer su ministerio. “Esto equivale a dejar la Iglesia en el sepulcro y a los veracruzanos sin posibilidad de ejercer su religión” (San Rafael Guízar a sus órdenes / Joaquín Antonio Peñalosa).

    La ley Tejeda tendría su facultad en el artículo 130 de la Constitución de 1917 que entre otras cosas mencionaba que las legislaturas de los Estados tienen la facultad para determinar el número máximo de sacerdotes que debía de ejercer su ministerio en el territorio.
    
“No me someteré a la ley, y ordeno a mis sacerdotes que nunca se sometan a una reglamentación tiránica y anticonstitucional que atiende a hacer de la comunicada católica, una corporación de esclavos”

    Escribiría San Rafael Guízar Obispo de Veracruz en una carta pastoral el 4 de julio, después de reconsiderar su postura frente a dicha ley.

    Dos acontecimientos violentos sucederían el día 25 de julio de 1926: el primero fue el intento de asesinato al Gobernador en el palacio de gobierno de Xalapa, realizado por José Ramírez, ex seminarista, con tendencias al suicidio, problemas personales y obsesionado por liberar a la Iglesia. Como consecuencia del atentado un grupo de anticlericales causarían daños en la Catedral y otros templos de la ciudad.
 
    El segundo acontecimiento fue el asesinato del Padre Ángel Darío Acosta Zurita por un grupo de gendarmes en la hoy Catedral de Veracruz. El Padre Darío era oriundo de Naolinco, y fue el primer mártir veracruzano, beatificado en 2005 en Guadalajara, Jalisco. (Si quieres saber más sobre él, te invitamos a ver el video que CATOLIN ha realizado).
 
    Como respuesta ante este acto, San Rafael Guízar enviaría una carta al gobernador Tejeda en la que se puede leer:
 
“Recibí por teléfono la fatal noticia de que, como fruto tanto de la ley inicua y tiránica que usted está aplicando en contra de la Iglesia, como de las órdenes que dictó usted a sus subalternos, en presencia de 2000 niños fueron asesinados dos de mis sacerdotes en los momentos en que se dedicaban a enseñar la doctrina cristiana a esos mismos niños, en la iglesia de La Asunción de la ciudad de Veracruz.

    No pudieron escoger oportunidad más propicia para enaltecer a la Iglesia, fundada por Jesucristo, con la sangre de dos mártires derramada en fuerza del odio que usted y sus partidarios tienen a Dios y a su Iglesia.

    En estos momentos, cuando yo lloro herido por la espada del dolor, con motivo de tan enormes crímenes, los ángeles del cielo reciben las almas de dos mártires en medio de las más grandes alegrías para colocarlas entre los héroes del cristianismo”.
   
 
    El Gobernador negaría los hechos ocurridos en la parroquia de la Asunción. Durante ese periodo los sacerdotes ejercían en la clandestinidad los sacramentos y la catequesis.  
 
    La persecución terminaría en agosto de 1937, seis años después, con el Gobernador Miguel Alemán.
 
    El culto se reabriría, las campanas volverían a sonar, los sacerdotes regresarían del destierro y la clandestinidad y los fieles regresarían a los templos.
 
    Este es un acontecimiento, de la historia en Veracruz, poco conocido, incluso entre católicos, es por esto que CATOLIN ha decidido realizar este video para empezar a recordar la historia de nuestra Iglesia.


También te puede interesar:
Todos los derechos reservados © 2017 CATOLIN
Regreso al contenido