ADIÓS A LA MODA DE SAN JOSÉ - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
Vaya al Contenido

Adiós a la moda de San José

Xalapa, Ver. 09 Dic 21. 13:50 hrs.
Columnista de CATOLIN
El día de ayer, 8 de diciembre de 2021, finalizó el año San José, un tiempo de mucha gracia, donde muchas personas y me incluyo; pudimos conocer y valorar más la figura de San José.
 
      Pero ya es 9 de diciembre y tenemos que “darle vuelta a la hoja”, ya no es necesario hablar del padre de Jesús; ya todos leímos “Patris Corde”, muchos nos consagramos y los que no… suerte para la próxima; renovemos nuestro contenido digital y busquemos los nuevos temas de 2022, porque todo lo que se tenía que decir sobre el tema esta dicho.

     Seguramente nuestros familiares, amigos y conocidos en redes sociales agradecerán ya no ver tanto contenido sobre San José… Adiós a la moda de San José ¿De verdad? La ironía antes escrita, ayudará a reflexionar unos puntos que te quiero compartir en esta “Pluma de Fe”.
 
1) SE TERMINÓ EL AÑO, NO LA DEVOCIÓN

     Terminar el año de San José debe significar para nosotros el inicio de una devoción al “Padre Putativo” de Jesús o para los que ya lo eran, un reavivamiento de esta.
 
      La Iglesia desde siempre ha venerado a San José y creo, sin generalizar, que en los últimos años estaba un poco olvidado. Fue muy acertada la decisión del Papa Francisco de proclamar este año, que para mí “se fue volando”.

      Reflexionemos 5 minutos, hagamos un alto y ¡QUÉ NO SE NOS HAGA COMÚN!, lo que Dios hace en nuestras vidas.
 
     En lo personal agradezco a Dios, porque al examinarme descubrí que tuve un crecimiento, quizá pequeño, en amor a San José, estoy más enamorado de Él, motivado a seguir su ejemplo, me consagré, aprendí nuevas oraciones y pude leer textos que quizá antes no hubiera llegado a ellos y con la gracia de Dios seguiré profundizando más en este tema a lo largo de mi vida. Ahora preguntante, viendo un año hacia atrás: ¿En qué creciste? ¿Qué aprendiste? Dale gracias a Dios, sigue profundizando y haciéndolo vida.
 
2) NO ABANDONEMOS A SAN JOSÉ
 
     Cuando un tema empieza a hacer el “foco” en la Iglesia, podemos caer en la tentación de verlo, quizá de manera inconsciente, como una moda, pero no debe ser así. La Iglesia no proclamó estos años y ningún otro por moda, sino por la docilidad que tiene en la escucha del Espíritu Santo.
 
     Que alegría me da por aquellos que ya siendo devotos de San José encontraron en este año un reavivamiento en su espiritualidad y acción misionera y que alegría me da también por aquellos que encontraron en este año un nuevo impulso espiritual y una nueva forma de evangelizar.
 
    Quiero invitar a los CATOLINS que nos leen, a que no abandonemos a San José.
 
     Sigamos hablando de él, en columnas, podcast, videos de YouTube, ilustraciones, etc., ciertamente, quizá, no con la misma frecuencia, pero si acomodándolo junto con toda la riqueza que tiene la Iglesia.
 
     ¡No le demos el carpetazo! La Iglesia tiene fechas a lo largo del año donde recuerda a San José y siempre será una opción volver a hablar sobre él.
 
3) ¿QUÉ NOS DEJÓ DIOS POR MEDIO DE SAN JOSÉ?
 
    Hay que dar gracias a Dios por todos aquellos que buscaron difundir desde sus carismas la devoción a San José y también por hacernos dóciles a recibir el mensaje.

     Como te mencioné anteriormente, yo tuve la oportunidad de consagrarme gracias al Espíritu Santo que, por diferentes medios me hacía la invitación.
 
    También pudimos ver como algunos evangelizadores difundían consagraciones; y como, algunos seres queridos se preparaban para este momento; también pudimos ver como “La Coronilla” de San José” ya es rezada con más frecuencia y es parte de la espiritualidad de muchos de nosotros.
 
     Quizá, algunos de los que nos leen no tuvieron esta oportunidad o ese llamado en este “año de San José”, por ello; a todos ustedes les digo: No retrasemos la acción que Dios pone en nuestros corazones.  Seamos dóciles a su voz y empezamos lo antes posible.
 
     El hecho de que haya terminado el año de San José no te impide iniciar tu consagración, empezar a leer Patris Corde, leer algún libro que profundice sobre él: De conocerlo. Muchos iniciarán en meses, otros en años y quizá nosotros volvamos a iniciar en un futuro y con seguridad conoceremos, entenderemos y haremos vida nuevas cosas.
 
4) ¿QUÉ SIGE?

     Muchas veces como cristianos nos podemos sentir agobiados o frustrados por los miles de documentos de la Iglesia, por las encíclicas, cartas, exhortaciones, iniciativas y eventos que constantemente están saliendo.
 
     Podemos sentirnos desconectados o frustrados por no tener el tiempo de leerlos, profundizarlos o participar en las diferentes iniciativas evangelizadoras debido a las diferentes realidades que tenemos y que muchas veces no nos dejan tiempo.
 
     Si alguna vez te has sentido así, porque yo sí, quiero invitarte a no desanimarte. No todos leemos a la misma velocidad, ni retenemos la información de la misma manera, no todos tenemos la misma realidad y los mismos tiempos, cada uno lleva un proceso.
 
     Con esto no estoy diciendo que el que lee todo, el que está más actualizado es mejor o más santo que el que no lo está, simplemente digo que tenemos diferentes procesos y bendito Dios por el que nos toca vivir, pero ¿Qué es lo importante?

      Lo importante es que: ESTEMOS EN EL CAMINO, en marcha, tras Cristo resucitado, que frecuentemos los Sacramentos y que no abandonemos la oración. Hagamos a un lado los bloqueos de tomar o meditar esta devoción u otras, fuera del tiempo donde se habló de ellas. Leamos algún texto de Bendito XVI, profundicemos alguna enseñanza de San Juan Pablo II, estudiemos a los Padres de la Iglesia, meditemos la vida y obra de los santos, etc.
 
      ¿Qué te quiero decir? Agradece, disfruta y aprovecha todo lo que Dios nos ha dado en más de 2000 años de historia, porque Jesús es más actual que cualquier noticia que salga mañana.
 
     Feliz cierre del año de San José, espero seguir escuchando de él en cada uno de ustedes, en CATOLIN seguro lo haremos.
 
     Te invito a finalizar esta Pluma con una oración que el Señor me regaló hace un tiempo:

Te amo Jesús, puedes contar conmigo,
no quiero bajarme de la barca
y tampoco te quiero despertar,
en ella duerme,
me basta saber que Tú estás aquí.
Amén

    Hasta la Eternidad.
También te puede interesar:
Columnista de CATOLIN
Rolando Tobit Bonilla

Mtro. en Mercadotecnia, Lic. en Comunicación, CEO de CATOLIN, rapero católico en dESciende, Fotógrafo...
Todos los derechos reservados © 2021 CATOLIN
Regreso al contenido