Ante “proceso sinodal” católicos se manifiestan en Münich, Alemania - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
logo
Vaya al Contenido
Internacional > 2020 > Enero
Ante “proceso sinodal” católicos se manifiestan en Münich, Alemania
- El grupo se describe a sí mismo como una “coalición internacional de laicos católicos que son fieles a la tradición de la Iglesia”.

Por: Alejandra Villegas
CATOLIN
Manifestación frente a la Conferencia Episcopal Alemana. Foto tomado de: AC Wimmer - CNA Deutsch

Xalapa, Ver. 22 Ene 20. 10:40 Hrs.- (CATOLIN).- Decenas de católicos se manifestaron orando silenciosamente el sábado 18 de enero; contra la Conferencia Episcopal Alemana y su polémico “proceso sinodal” que inició el pasado 1 de diciembre y que según críticos crearía una «nueva iglesia» que se aparta de la enseñanza católica sobre el celibato sacerdotal, la anticoncepción, la homosexualidad y la fornicación.

     La manifestación pública se llevó a cabo de 2:00 a 3:00 p.m., en el centro de la histórica plaza de Odeonsplatz, frente a los edificios construidos en el siglo XIX para celebrar a los héroes católicos de Baviera. Los participantes procedían de Estados Unidos, Austria, Brasil, Canadá, Chile, Estonia, Francia y Reino Unido, quienes formaron filas y permanecieron inmóviles orando frente a la famosa fachada amarilla de la Iglesia de los Teatinos y de San Cayetano. La manifestación culminó con el rezo del Credo.

    Esta es la tercera manifestación que se lleva a cabo. Anteriormente se desarrollaron otras dos en Roma, el 19 de febrero y el 28 de septiembre de 2019.
 
    El motivo por el que en esta ocasión se eligió la capital Bávara de Múnich fue porque es la sede Episcopal del Cardenal Reinhard Marx, Arzobispo de Múnich y Freising y además, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana.

    De acuerdo a algunas declaraciones un grupo de obispos alemanes “creen que es posible transformar la Iglesia desde adentro, confiando en el apoyo del Papa Francisco”, sin embargo, sostienen que “hay asuntos, como la ley natural, la sustancia de los sacramentos y la constitución divina de la Iglesia, sobre los cuales los obispos y el Papa no tienen autoridad”.

    “Teniendo en cuenta las convicciones ideológicas y las declaraciones públicas de muchos obispos alemanes, no tenemos dudas al respecto: el resultado del camino sinodal solo puede ser el establecimiento de una Iglesia separada de Roma”, indicó al respecto el grupo Acies ordinata en un comunicado lanzado el 18 de enero.

    En el mismo comunicado Acies precisó: “Le pedimos al Papa Francisco claridad. Que no ignore las posiciones de los obispos alemanes ni su objetivo, que es extender las decisiones “vinculantes” de su “sínodo permanente” a la Iglesia universal”.

    También pidió a los “obispos alemanes que sean igualmente consistentes en seguir el camino sinodal hasta su objetivo lógico, que es el establecimiento de una nueva Iglesia con un rostro germano-amazónico, separada de la Iglesia católica, apostólica y romana”.

    Al finalizar el evento en Münich, un grupo de portavoces dieron una conferencia de prensa en la que hablaron del “proceso sinodal”, la crisis de la Iglesia y el Sínodo de la Amazonía.

    Entre ellos, el profesor e historiador Roberto de Mattei quien es director de la Fondazione Lepanto realizó un llamado a los católicos de Alemania a boicotear el impuesto de la Iglesia en Alemania. Puesto que, comparó la situación actual con el concepto de “lucha cultural”.

    Ante esto, sostuvo que “El término de lucha cultural surge para denotar la persecución de los católicos bajo el canciller del Reich Bismarck a fines de la década de 1930. Posteriormente es el pensador comunista Antonio Gramsci quien a su vez llamó a una nueva lucha cultural contra la Iglesia Católica. Ciertamente no podría haber imaginado que los obispos llevarían a cabo un plan de secularización social. En este sentido, todos nos enfrentamos a la pregunta crucial: ¿Puede un católico ser cómplice de la “descatolización” de su país?

    Mattei añadió que “pagar impuestos de la Iglesia significa, por supuesto, contribuir directamente a la secularización avanzada de la Iglesia en Alemania y, gracias a la presión ideológica y el poder financiero de los obispos alemanes, esto facilita la cooperación para que suceda en todo el mundo. Por tanto, pagar el impuesto de la Iglesia en este momento significa apoyar el error sinodal”.

     El historiador sostiene que la Conferencia Episcopal Alemana excomulgue “de facto” a quienes no tienen para pagar el impuesto, y que si bien existe la obligación de brindar apoyo material a la Iglesia “el criterio esencial de pertenecer a la misma es la fe que todo católico recibe en el bautismo”. De esta manera “¡Eso no puede ni debe reducirse a pagar una tarifa!”, agregó.

     “Quien vende los preciosos bienes de la vida sacramental al precio del impuesto eclesiástico comete el pecado de simonia (Hechos 8, 5.24). Esta venta de dones espirituales es el sello distintivo de todas las grandes crisis en el curso de la historia de la Iglesia”, acotó. La Iglesia en Alemania es rica en fondos, pero pobre y cada vez más pobre en sustancia espiritual, finalizó Mattei.

    Otro de los portavoces fue Alexander Tschugguel, un joven austriaco que causó sensación en todo el mundo cuando robó las controvertidas figuras de madera de la “Pachamama” del Sínodo de la Amazonía y las arrojó al Tíber. Tschugguel advirtió que se debe evitar “transformar la Iglesia en una ONG”.

     El grupo Acies ordinata se describe a sí mismo como una “coalición  internacional de laicos católicos que son fieles a la tradición de la Iglesia”.

También te puede interesar:
Todos los derechos reservados © 2017 CATOLIN
Regreso al contenido