Arquidiócesis de México niega acusación de abandono a Cardenal Rivera - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
logo
Vaya al Contenido
Vida Consagrada > 2021 > Enero
Arquidiócesis de México niega acusación de abandono a Cardenal Rivera por COVID-19
- El Cardenal Norberto Rivera fue nombrado Arzobispo de México el 13 de junio 1995 por San Juan Pablo II.
- Actualmente se encuentra gravemente enfermo a causa del COVID-19.

Por: Alejandra Villegas
CATOLIN
Cardenal Norberto Rivera. Foto tomada de: SIAME

Xalapa, Ver. 22 Ene 21. 14:30 Hrs.- (CATOLIN).- La Arquidiócesis Primada de México, gobernada pastoralmente por el Cardenal Carlos Aguiar Retes, dio respuesta a las acusaciones de abandono material y espiritual a su Arzobispo Emérito, Cardenal Norberto Rivera, gravemente enfermo a causa del COVID-19.

    A través de un comunicado la Arquidiócesis dijo que “la Vicaría del Clero es la instancia de la Arquidiócesis encargada de acompañar a los sacerdotes y obispos durante su enfermedad, manteniendo contacto, apoyando, y dando seguimiento a su estado de salud”.

     Explicó que en casos en que se requiera hospitalización de los sacerdotes y obispos, como tal fue el caso del ahora fallecido Mons. Francisco Daniel Rivera, la atención “se brinda a través de los hospitales del sector salud, aquellos hospitales privados que están en el convenio establecido por las autoridades gubernamentales, y los hospitales temporales.

   Puntualizó que “la decisión de que los obispos y sacerdotes reciban la atención médica por Covid-19 en dichos hospitales la ofrecemos ante la situación económica que vive la Iglesia en todo el país y en comunión y solidaridad con lo que viven miles de mexicanos durante esta pandemia y a los que acompañamos a través de nuestra oración diaria”.

    Sin embargo, en días pasados el P. Hugo Valdemar, que durante 15 años fue director de Comunicación de la Arquidiócesis de México durante el gobierno pastoral del Cardenal Norberto Rivera, acusó al Cardenal Aguiar Retes de abandonar “tanto en lo espiritual como en lo material” a su predecesor, al negarle los recursos económicos para su atención médica en un hospital privado de la capital mexicana.

    Dijo “No es caridad, es su obligación, y si no hay recursos, eso no puede ser la excusa para buscar la forma de cubrirlo, como a mí me consta que siempre lo hizo Don Norberto con sus obispos auxiliares y sus sacerdotes”.

    En respuesta la Arquidiócesis de México señaló que “aquellos obispos y sacerdotes contagiados de Covid-19 que deseen llevar el seguimiento de su enfermedad a través de otros medios pueden hacerlo, con recursos propios o los apoyos que puedan otorgarles las personas allegadas a ellos”, para dar pauta que “en el caso del Cardenal Norberto Rivera, el Cardenal Carlos Aguiar designó a un sacerdote que ha estado desde un inicio al pendiente de las necesidades de nuestro Arzobispo Emérito”.

    Puntualizó que “El Cardenal Norberto Rivera tomó la decisión de recibir la atención médica en el sector privado”.

    La Arquidiócesis de México concluye el comunicado ofreciendo “nuestra oración constante por la pronta recuperación del Cardenal Norberto Rivera. Pedimos a Santa María de Guadalupe que lo proteja en su cariñoso abrazo durante esta difícil situación por la que está viviendo, y dé fortaleza a su familia”.

    Por su parte, ACI Prensa preguntó a la Arquidiócesis de México sobre la identidad del sacerdote asignado para estar “al pendiente de las necesidades” del Cardenal Rivera. Sin embargo, el director de Comunicación, Javier Rodríguez, dijo que “se ha decidido no mencionar el nombre, pues queremos respetar el mantener el estado de salud del Cardenal Norberto en el ámbito privado, a menos que exista algún cambio relevante”.

    En una reciente entrevista por ACI Prensa el P. Hugo Valdemar reiteró su acusación y exigió a la Oficina de Comunicación de la Arquidiócesis de México “que diga con datos fehacientes cómo es que han apoyado y atendido espiritualmente al Cardenal Rivera, porque si hay un sacerdote designado por el Arzobispo Aguiar no se hizo presente para auxiliarlo espiritualmente el lunes pasado, que estuvo en peligro de muerte, y tuvo que ir un sacerdote, sí, de la Arquidiócesis, pero que nada tiene que ver con esta supuesta y falsa atención que nunca han dado”.

    “Con gran sorpresa leí el comunicado porque, hasta donde estoy enterado, no ha sido nombrado ningún sacerdote por parte del Arzobispo Carlos Aguiar para ese fin. Si no dan el nombre es por una razón muy simple, porque es mentira”, dijo Valdemar.

    El sacerdote mexicano dijo que “es falso que al Cardenal Rivera le hayan ofrecido opciones. Es increíble como a un pobre hombre enfermo lo difamen de esa manera tan cobarde y vil”.

    “Me parece que es hora que el Santo Padre Francisco, o la Santa Sede, intervengan y pongan un límite a tanta infamia contra un Arzobispo postrado en estado grave que no se puede defender y que sirvió fielmente a la Arquidiócesis de México durante 22 años y que, a diferencia del actual arzobispo Aguiar Retes, nunca dejó en el desamparo a ningún sacerdote, a los que por cierto, siempre se les atendió en hospitales privados de buena calidad”, expresó.

    El P. Valdemar añadió que “lo que tiene que responder la Arquidiócesis es por qué no tenía asegurado al Cardenal Rivera con un seguro de gastos mayores. Si lo hubieran asegurado no tendríamos este problema de pago, pero como no lo hicieron no pueden ahora lavarse las manos de esa manera tan irresponsable”.

    “Si, Dios no lo quiera, el Arzobispo Aguiar enfermara ¿lo internarían en un hospital como el Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS)? ¿Están hablando en serio? Sería honesto que nos digan si el Arzobispo actual, como todos los sacerdotes, está también sin seguro médico de gastos mayores, o que nos informen al clero qué tipo de seguro le pagan a él, y que nos expliquen por qué no tenían asegurado al Cardenal Norberto Rivera”.

    “Esas son las preguntas que deben responder con verdad y honestidad. Y no emitir comunicados difamatorios llenos de mentiras”, expresó.

    El P. Valdemar concluyó criticando que “a la indolencia, el abandono, y la irresponsabilidad, la Arquidiócesis de México le aumenta la difamación, la exposición a la vejación pública a quien fue su arzobispo por 22 años”.

    El Cardenal Norberto Rivera fue nombrado Arzobispo de México el 13 de junio 1995 por San Juan Pablo II. El encargo pastoral lo realizó hasta su retiro por límite de edad, a los 75 años, el 7 de diciembre de 2017.

    Fue sucedido por el Cardenal Carlos Aguiar Retes, quien se instaló como Arzobispo Primado de México el 5 de febrero de 2018.

También te puede interesar:
Todos los derechos reservados © 2017 CATOLIN
Regreso al contenido