De camino hacia Belén - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
Vaya al Contenido
De camino hacia Belén
Xalapa, Ver. 29 Nov 20. 01:50 hrs.
“Vayamos, pues, hasta Belén y veamos lo que ha sucedido y que el Señor nos ha dado a conocer” (Lc 2, 15).

    Hoy comienza el Adviento, tiempo de preparación para el nacimiento del Hijo de Dios, tiempo de esperanza, de encuentro y de cambio, para recibir a Aquel en quien está nuestra salvación.  Y, para no dejar que este periodo pase sin que aprovechemos la gracia del Señor que quiere derramarse sobre nosotros, quiero invitarte a reflexionar y a vivir este tiempo, tomados de la mano de María, pues Ella es, quien como una estrella nos ilumina para entender y contemplar el misterio de la Encarnación, del cual fue partícipe.
 
    Dios se hizo hombre en el seno de María por obra del Espíritu Santo, por medio de Ella vino el Mesías tan esperado. De este modo, fue nuestra Madre quien dio inicio al primer Adviento preparándose para recibir de manera digna a Jesucristo. Estando libre de pecado, pero aun así trabajando en las virtudes y manteniendo la pureza de su cuerpo y de su Corazón, María le abrió la puerta a Jesús, aceptando la voluntad de Dios con una actitud confiada; por eso, se convierte ahora en nuestro ejemplo más grande de espera y nos enseña cómo debemos vivir el Adviento.
 
    Desde el anuncio del Ángel, la Santísima Virgen emprendió un camino de olvido de sí, tomando una actitud de servicio y obediencia total, caminando por senderos torcidos, entre luces y sombras, sin conocer en su totalidad el plan divino de Dios. El camino hacia el nacimiento de Jesús, implicó desprendimiento, sufrimiento y soledad, pero ante todo, fe, esperanza, caridad y disposición. El adviento de María se basó en la confianza, no entendía, pero se abandonaba por completo a Dios.
 
    Las Sagradas Escrituras no nos cuentan todo el proceso que vivieron María y José mientras esperaban la llegada del Salvador, pero es preciso recordar que muy poco tiempo antes del nacimiento, los santos esposos, por decreto del emperador Augusto, tuvieron que subir a Belén, y estando ahí “llegó para María el momento del parto”, y a ese Hijo que le nació, tuvo que acostarlo en un pesebre “pues no había lugar para ellos en la sala principal de la casa” (Cf. Lc 2, 1-7).

    Hace más de 2000 años, Jesús “vino a los suyos, y los suyos no lo recibieron”. Este año, José y María buscarán una vez más un sitio donde les den posada, una casa en Belén. No permitamos que no encuentren lugar y sean muchas puertas las que se queden cerradas cuando llegue el momento de dar a luz. No perdamos esta oportunidad, la enorme bendición de que Jesús nazca en nosotros.

    En este Adviento, María nos invita a ser un Belén limpio, como lo fue Ella, a preparar un lugar digno. Quizá nuestros corazones no se encuentren en las condiciones perfectas para recibir a tan grande Salvador ¡dejemos que sea al menos recibido! Quizá no logremos preparar un palacio adornado con las mejores de las virtudes y solo podamos ofrecerle una cueva ¡mantengamos esa cueva limpia!
 
    El Adviento no consiste en adornar muy bonito la casa exterior, comprar regalos o pensar en los preparativos para la cena navideña, el Adviento es encarnar a Cristo, como lo hizo María. ¡Seamos también madres de Jesús! preparémonos para la llegada del Hijo, como lo hace cualquier madre, dándolo todo, abriendo el corazón, preparando el mejor de los lugares. Limpiemos la suciedad del pecado que habita en nuestras almas, llevemos luz a los lugares de oscuridad. Esperanza a donde hay incertidumbre. Preparémonos con la confesión, la Eucaristía, la armonía en el hogar y la caridad. Seamos agradecidos con Dios por venir al mundo a traer la paz, por venir a pesar de nuestro pecado, agradecidos por las alegrías y dificultades de este año, porque todas son bendiciones.
 
    Dios quiere que en este Adviento, y siempre, seamos cristianos santos, y María te invita a que HAGAS LO QUE ÉL TE DIGA.
Alejandra Villegas

Lic. en Geografía., Lic. en Derecho, Jefa del área de redacción y estilo de CATOLIN...

También te puede interesar:
Todos los derechos reservados © 2021 CATOLIN
Regreso al contenido