El discernimiento espiritual - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
logo
Vaya al Contenido
Discernimiento Espiritual
Se trata de una atenta consideración de los impulsos y de las motivaciones que le inducen al cristiano a una determinada opción de vida

Xalapa, Ver. 26 Ene 19. 08:00 hrs.
    El discernimiento espiritual está en relación con la entera vida cristiana, en la búsqueda de la respuesta a la gran vocación a la que hemos sido llamados como hijos de Dios, en este sentido se trata de una atenta consideración de los impulsos y de las motivaciones que le inducen al cristiano a una determinada opción de vida, que en este caso es nuestro ser hijos de Dios.

• No resulta fácil distinguir las motivaciones que provienen del Espíritu de Dios... lo que para una persona alguna situación puede ser un problema para otra no lo puede ser

     No resulta fácil distinguir las motivaciones que provienen del Espíritu de Dios, de aquellas que pueden ser gustos, caprichos, deseos humanos, conveniencias o incluso engaños del mal, porque la vida cristiana es compleja, es viva y se va desarrollando no en un esquema predeterminado, sino de acuerdo con una historia que vamos haciendo. Lo que para una persona alguna situación puede ser un problema para otra no lo puede ser.
           
     Para realizar este discernimiento en nuestra vida Dios nos ha donado su Espíritu el día de nuestro bautizo y confirmación. El artífice de este discernimiento es el Espíritu de Dios, “En efecto, todos los que son guiados por el espíritu de Dios, son hijos de Dios...El Espíritu mismo se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios” (Rm 8, 14.16).

El artífice de este discernimiento es el Espíritu de Dios •

    Los cuarenta años que pasó el pueblo de Israel en el desierto fueron un tiempo de aprendizaje y prueba, en el que el pueblo tenía que aprender a confiar en la voluntad de Dios, de hecho el mismo trayecto estaba marcado por Dios mismo, hay un pasaje muy significativo del libro de los Números (9, 15-23) en el que se nos dice que: cuando se levantaba la nube, signo de la presencia de Dios, de encima de la tienda que contenía el arca de la alianza el pueblo levantaba el campamento y en donde veían que la nube se detenía el pueblo acampaba, y a modo de estribillo se repite en este capítulo: “a la orden de Yahvé partían los israelitas y a la orden de Yahvé el pueblo acampaba” (v.18.20.23).

    Sin embargo todos sabemos que la experiencia del pueblo de Israel en el desierto fracasó. La marcha estuvo marcada por continuas faltas de desconfianza hacia a Dios: el becerro de oro (Ex 32), la murmuración porque les faltaba carne (Nm 11), el pueblo que se rebela contra Moisés por la falta de agua y por último, después de haber llegado a la tierra prometida y al explorarla vuelven nuevamente las murmuraciones (Nm 13-14) que hace que la generación que salió de Egipto no entre en la tierra prometida sino que se regresen nuevamente al desierto (Nm 14, 32-35).

    Ciertamente la voluntad de Dios no es una realidad abstracta sino que es una realidad concreta ¿Cuáles son los criterios por los que podemos estar seguros de que una determinada inspiración viene efectivamente de Dios? Algunos criterios claros pueden ser: los frutos (Gal 5,14-22); la comunión eclesial en cuanto que la Iglesia se edifica (1 Co 14,4.12.26); La fuerza en la debilidad que rebasa nuestros límites (1 Tes 1,4-5; 2 Co 12,12; 2 Co 2,4; 12,9); la convicción que se llega a tener de la autenticidad de la vocación a la que se es llamado; la paz; la comunión fraterna que lleva a la caridad. La obediencia como ejercicio realizado en el director espiritual, así grandes santos lo han vivido y demostrado que esa inspiración proviene de Dios.

Quien pretende discernir en su vida la voluntad de Dios debe estar dispuesto a dejarse cuestionar por ella y proponerse entar en conversión

    Quien pretende discernir en su vida la voluntad de Dios debe estar dispuesto a dejarse cuestionar por ella y proponerse entrar en conversión. Sin lo cual es inútil todo discernimiento. Si alguien ya tiene hecha su vida y predeterminada sus respuestas es muy difícil entrar en este proceso. Por otra parte no se trata sólo de cuestionar su vocación , su vida en general, sino más bien la profundidad de su vida cristiana para saber si esta cimentada sobre la roca o sobre la arena (Mt 7, 24-27). Sobre ambas casas se desata la tempestad, pero que distinto es el resultado para una y otra, para la que estaba construida sobre la arena “fue grande su ruina”.

    Pueden alternase en este proceso estados de consolación y desolación. Un criterio que puede ayudarnos a mantenernos en la lucha es “que no siempre coinciden convicciones con sentimientos” y por otra parte no es la búsqueda de la perfección humana, entendida como una persona exenta de todo error o falta, sino la búsqueda de la comunión con Dios.
Columnista de CATOLIN
Pbro. José Rafael Luna C.

Lic. en Teología Dogmática sacramentaria. Director Espiritual en el Seminario Mayor...
Todos los derechos reservados © 2017 CATOLIN
Regreso al contenido