El Santo Padre elige a San José como “custodio de las vocaciones” - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
Vaya al Contenido
El Santo Padre elige a San José como “custodio de las vocaciones”
- El texto fue difundido por el Vaticano este 19 de marzo, Solemnidad de San José.

Por: Alejandra Villegas
CATOLIN
San Josél. Foto tomada de: editada por CATOLIN

Xalapa, Ver. 22 Mar 20. 15:30 Hrs.- (CATOLIN).- En su mensaje para la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones 2021 el Papa Francisco escribió que “le gusta pensar en San José, el custodio de Jesús y de la Iglesia, como custodio de las vocaciones”, destacando su disponibilidad en el servicio y la fidelidad en su vocación.

    El próximo 25 de abril de 2021, cuarto Domingo de Pascua, se llevará a cabo la 58ª Jornada Mundial de Oración para las Vocaciones con el tema: “San José: el sueño de la vocación”.

    En el texto difundido por el Vaticano este 19 de marzo, Solemnidad de San José, el Papa señaló que San José es “una figura extraordinaria, y al mismo tiempo tan cercana a nuestra condición humana. San José no impactaba, tampoco poseía carismas particulares ni aparecía importante a la vista de los demás. No era famoso y tampoco se hacía notar, los Evangelios no recogen ni una sola palabra suya. Sin embargo, con su vida ordinaria, realizó algo extraordinario a los ojos de Dios”.

    Asimismo, recordó que el pasado 8 de diciembre comenzó el Año dedicado a San José con motivo del 150º aniversario de la declaración de San José como Patrono de la Iglesia universal. Motivo por el que escribió la carta apostólica Patris corde para “que crezca el amor a este gran santo”.

    El Pontífice explicó que, así como “San José reconoció un corazón de padre, capaz de dar y generar vida en lo cotidiano. Las vocaciones tienden a esto: a generar y regenerar la vida cada día” y agregó que “el Señor quiere forjar corazones de padres, corazones de madres; corazones abiertos, capaces de grandes impulsos, generosos en la entrega, compasivos en el consuelo de la angustia y firmes en el fortalecimiento de la esperanza”.

    “Esto es lo que el sacerdocio y la vida consagrada necesitan, especialmente hoy, en tiempos marcados por la fragilidad y los sufrimientos causados también por la pandemia, que ha suscitado incertidumbre y miedo sobre el futuro y el mismo sentido de la vida. San José viene a nuestro encuentro con su mansedumbre, como santo de la puerta de al lado; al mismo tiempo, su fuerte testimonio puede orientarnos en el camino”, añadió el Papa Francisco.

    En este contexto puntualizó en tres palabras claves sobre San José que pueden ayudar a toda vocación: sueño, servicio y fidelidad.

    Explicó que “todos en la vida sueñan con realizarse” sin embargo, señaló que los “objetivos efímeros -como el éxito, el dinero y la diversión-, no son capaces de satisfacernos”, explicando que “es el amor el que da sentido a la vida, porque revela su misterio. La vida, en efecto, solo se tiene si se da, sólo se posee verdaderamente si se entrega plenamente”.

    Posteriormente, el Santo Padre destacó que los Evangelios demuestran la importancia del servicio en la vida de San José “que vivió enteramente para los demás y nunca para sí mismo”. Al respecto dijo que es un modelo para el sacerdocio y la vida consagrada porque “cuando una vocación, ya sea en la vida matrimonial, célibe o virginal, no alcanza la madurez de la entrega de sí misma deteniéndose sólo en la lógica del sacrificio, entonces en lugar de convertirse en signo de la belleza y la alegría del amor corre el riesgo de expresar infelicidad, tristeza y frustración”.

    Finalmente, dijo que “la fidelidad es el secreto de la alegría” porque “era la alegría cotidiana y transparente de la sencillez, la alegría que siente quien custodia lo que es importante: la cercanía fiel a Dios y al prójimo”.

    “¡Qué hermoso sería si la misma atmósfera sencilla y radiante, sobria y esperanzadora, impregnara nuestros seminarios, nuestros institutos religiosos, nuestras casas parroquiales! Es la alegría que deseo para ustedes, hermanos y hermanas que generosamente han hecho de Dios el sueño de sus vidas, para servirlo en los hermanos y en las hermanas que les han sido confiados, mediante una fidelidad que es ya en sí misma un testimonio, en una época marcada por opciones pasajeras y emociones que se desvanecen sin dejar alegría. Que san José, custodio de las vocaciones, los acompañe con corazón de padre”, concluyó el Papa Francisco.

También te puede interesar:
Todos los derechos reservados © 2021 CATOLIN
Regreso al contenido