Estudio: la convivencia antes del matrimonio aumenta divorcio - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
Vaya al Contenido
Estudio revela que la convivencia antes del matrimonio aumenta divorcio
- Stanley explicó que Rosenfeld y Roesler “señalaron que vivir juntos antes del matrimonio podría darles a las parejas una ventaja al principio del matrimonio”.

Por: Alejandra Villegas
CATOLIN
Imagen referencial. Foto por: Cathopic

Xalapa, Ver. 25 Ene 21. 13:10 hrs. (CATOLIN).- De acuerdo a una investigación se revela que la convivencia prematrimonial está vinculada a una mayor posibilidad de divorcio y a una menor calidad marital, en los matrimonios que tienen más de un año.
 
    Scott M. Stanley, profesor de investigación en la Universidad de Denver en Estados Unidos, indicó a través de un artículo del Instituto de Estudios Familiares (IFS), que, a diferencia de lo que la mayoría de las personas dice, la convivencia antes del matrimonio no mejora las probabilidades de que una unión triunfe.
 
    De acuerdo con dicho estudio publicado en 2018 por Michael Rosenfeld y Katharina Roesler, Stanley dijo que, “la convivencia antes del matrimonio se asocia con un menor riesgo de divorcio en el primer año de matrimonio, pero con un mayor riesgo a partir de ese punto”.
 
    Stanley explicó que Rosenfeld y Roesler “señalaron que vivir juntos antes del matrimonio podría darles a las parejas una ventaja al principio del matrimonio, porque hay menos necesidad de adaptación a estar casados y específicamente a vivir juntos. Pero encontraron que esta ventaja era de corta duración”.
 
    En este sentido de acuerdo a la investigación, a partir del primer año de matrimonio otros factores como la influencia de la convivencia en una mayor aceptación del divorcio toman importancia en la pareja.
 
    El estudio a su vez afirma que el riesgo de divorcio asociado a la cohabitación prematrimonial ha permanecido sin cambios severos en los últimos 40 años.
 
    Este mismo indica que las parejas que cohabitaron antes de casarse fueron más propensas a tener un hijo antes del matrimonio que aquellas que no convivieron, diferencia que se ha duplicado a lo largo de las décadas.
 
    Al respecto, el profesor explicó que, si bien los padres que cohabitan tienen “más probabilidades de romper que los padres casados, incluidos los que tienen hijos antes de casarse, también es cierto que tener hijos hace que sea más probable que una pareja permanezca junta”.
 
    Detalló que estos factores fuerzan a una inercia prematura que mueve a la relación a continuar cuando “un camino distinto podría haber llevado la relación a su final o ayudado a una pareja a tomar decisiones más claras que respalden el compromiso”.
 
    Actualmente, afirmó Stanley que lo que se busca afirmar es que el riesgo de la convivencia ha desaparecido, asegurando que, opuesto a la creencia general, la cohabitación prematrimonial afecta a la calidad conyugal.

    “Todos los estudios relacionados con la controversia sobre si el efecto de la convivencia aún existe o no se centran solo en las probabilidades de divorcio y no en la calidad conyugal”, explica.
 
    La calidad marital dijo “es menor entre quienes comenzaron a vivir juntos antes del compromiso o el matrimonio”, sin embargo; durante el periodo de tiempo otros estudios argumentan que la convivencia no afecta a la relación matrimonial.
 
    Finalmente, frente a la libertad de los investigadores al escoger su conjunto de datos, variables incluidas y excluidas y modelos estadísticos, dijo que es necesario recordar el llamado de Rosenfeld y Roesler a la “transparencia en la forma en que los investigadores toman sus decisiones”.

Puede encontrar el artículo completo en inglés AQUÍ.
Para más información sobre la investigación en inglés puede ingresar AQUÍ.

También te puede interesar:
Todos los derechos reservados © 2021 CATOLIN
Regreso al contenido