Hoy es fiesta de Santa Catalina de Siena - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
Vaya al Contenido
Hoy es fiesta de Santa Catalina de Siena
- Fue integrante de la Tercera Orden de Santo Domingo, gran defensora del Papado y Copatrona de Europa.

Por: Alejandra Villegas
CATOLIN
Santa Catalina de Siena. Foto tomada de: formacao.cancaonova.com

Xalapa, Ver. 29 Abr 21. 12:20 Hrs.- (CATOLIN).- “Si somos lo que debemos ser, prenderemos fuego al mundo entero”, escribió en alguna ocasión Santa Catalina de Siena, Doctora de la Iglesia.

     Catalina nació en Siena (Italia) en 1347. Sus padres eran personas muy piadosas y, por eso, ella empezó a entablar una relación personal muy peculiar con Dios desde pequeña. El calor de la vida familiar fue para Catalina el inicio del conocimiento de ese “calor” con el que Dios enciende de amor los corazones de sus hijos. Gustaba mucho de la oración y aprender las cosas de Dios. A los siete años, le prometió a Cristo que permanecería virgen toda la vida, porque quería vivir solo para Él. Más tarde, en contra de su deseo, su padres intentaron comprometerla para casarla, pero ella mantuvo la promesa hecha al Señor.

    Aprendió a ver en cada persona sufriente el rostro de Cristo, y a animar a que otros también se pongan al servicio de los demás.

    En 1366, Santa Catalina experimentó el “matrimonio místico” con Cristo. Estaba en su habitación orando cuando vio al Señor Jesús acompañado de su Madre y un cortejo celestial frente a sí. La Virgen María tomó su mano y la condujo hacia la de su Hijo, quien le puso un anillo, haciéndola su esposa y le manifestó que estaría bajo su cuidado y protección el resto de sus días, ya que el camino que le tocaba a la joven era el de Cruz.

    Además, Catalina tenía el don de reconciliar hasta a los peores enemigos, sea a fuerza de persuasión, sea a fuerza de oración. Tenía la profundidad de quien reconoce el interior del que tiene enfrente y penetra el alma. Por eso, Dios le encomendó la tarea que la haría una de las mujeres más célebres de la historia.

    Su misión se desarrolló en la época de los Papas de Avignon, en Francia. Su virtud y santidad la convirtieron en protectora de la Sede de Pedro.

    Murió súbitamente el 29 de abril de 1380 en Roma, con tan solo 33 años. Fue integrante de la Tercera Orden de Santo Domingo, gran defensora del Papado y Copatrona de Europa.

    Con motivo del VI centenario de su muerte, San Juan Pablo II escribió sobre Catalina en 1980: “Aunque era hija de artesanos y analfabeta por no haber tenido estudios ni instrucción, comprendió, sin embargo, las necesidades del mundo de su tiempo con tal inteligencia que superó con mucho los límites del lugar donde vivía, hasta el punto de extender su acción hacia toda la sociedad de los hombres; no había ya modo de detener su valentía, ni su ansia por la salvación de las almas".

También te puede interesar:
Todos los derechos reservados © 2021 CATOLIN
Regreso al contenido