Beato Bartolomé Gutiérrez, mexicano martirizado en Japón - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
logo
Vaya al Contenido
Festividades > 2020 > Septiembre
Hoy recordamos al Beato Bartolomé Gutiérrez, mexicano martirizado en Japón
- Fue beatificado junto con otros 205 mártires encabezados por el Beato Alfonso Navarrete.
- Perteneciente a la Orden Agustina, ejerció su ministerio en Japón, predicando y administrando los sacramentos a escondidas, y murió quemado en Japón en 1632.

Por: Astrid Cabrera
CATOLIN
Beato Bartolomé Gutiérrez. Foto por: Tomada internet

Xalapa, Ver. 02 Jun 20. 13:20 hrs. (CATOLIN). - Un día como hoy, se incorporó al culto litúrgico al Beato agustino mexicano, Bartolomé Gutiérrez, quien recibió la corona del martirio en Japón junto con otros misioneros, el 3 de septiembre de 1632.

    El Beato Bartolomé Gutiérrez ejerció su ministerio en Japón, predicando y administrando los sacramentos a escondidas. Vivió persecuciones y enfrentó hambre, pobreza y diversas adversidades. Asimismo, practicaba ayunos, mortificaciones y vigilias.
 
    Nació en la Ciudad de México el 4 de septiembre de 1580, fue hijo de Alonso Gutiérrez y Ana Rodríguez. A los 16 años ingresó a la orden agustina y profesó el 1 de junio de 1597. Ya ordenado sacerdote, fue trasladado a Puebla al convento de San Agustín.
 
    Desde entonces tenía el anhelo de ser misionero y mártir. Sus compañeros de la orden se burlaban de él porque era obeso y creían que no podría soportar la vida misionera. A lo que él les respondió con palabras proféticas: “Tanto mejor, así habrá más reliquias que repartir cuando muera mártir, porque algún día iré a Filipinas y de allí, a Japón, donde moriré por la fe de Cristo”.
 
    En 1607 se embarcó a Filipinas, donde además de dedicarse a la evangelización por completo fue nombrado maestro de novicios. En 1612 se trasladó a Japón y en 1613 es nombrado prior del convento de Usuki. Sin embargo, en 1614, fue expulsado del país, debido a un decreto. Tiempo después el provincial lo volvió a designar a Japón acompañado del Beato Pedro de Zúñiga, regresando ambos a tierra de misión el 12 de agosto de 1618.

    Permaneció 15 años ejerciendo su ministerio, en medio de tribulaciones y persecuciones, sin embargo, en 1631 vuelve a Nagasaki, donde es arrestado, en compañía de sus hermanos de hábito Francisco de Jesús y Vicente de San Antonio, así como del Jesuita Antonio Ixda, y Gabriel de la Magdalena. Tras ser prisionero durante tres años, fue quemado vivo hasta que su cuerpo quedó reducido a cenizas que fueron arrojadas al mar.
 
    Bartolomé, quien escribió una narración sobre los mártires de Japón en 1622, junto con 205 mártires encabezados por el Beato Alfonso Navarrete fueron elevados a los altares el 7 de julio de 1867 por el Beato Pio IX.

    En México, él recibió el culto litúrgico el 2 de septiembre con el grado de memoria opcional y las oraciones de la Misa y la liturgia de las horas se refieren únicamente a él.

También te puede interesar:
Todos los derechos reservados © 2017 CATOLIN
Regreso al contenido