La renuncia del Cardenal Robert Sarah es aceptada por el Papa - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
logo
Vaya al Contenido
Vida Consagrada > 2021 > Febrero
La renuncia del Cardenal Robert Sarah es aceptada por el Papa
-  El cargo que desempeñó el Cardenal Robert Sarah inició desde noviembre de 2014.

Por: Alejandra Villegas
CATOLIN
Cardenal Robert Sarah. Foto tomada de: Evandro Inetti - ACI Prensa

Xalapa, Ver. 21 Feb 21. 12:30 Hrs.- (CATOLIN).- La renuncia por límite de edad del Cardenal Robert Sarah como prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, fue aceptada por el Papa Francisco.

    El informe fue dado por la oficina de prensa de la Santa Sede este 20 de febrero.

    El cargo que desempeñó el Cardenal Robert Sarah inició desde noviembre de 2014.


    Robert Sarah nació el 15 de junio de 1945 en el pueblo de Ourous en la Guinea Francesa en África. En 1957, a los 12 años, ingresó al Seminario Menor de San Agustín en Bingerville, en Costa de Marfil, donde estudió por tres años.

    En el libro “Dios o nada” de autoría del Cardenal relata cómo surge su vocación: “Fue en el contexto de la Eucaristía diaria donde el padre (Marcel) Bracquemond, descubriendo mi ardiente deseo de conocer a Dios e impresionado quizá por mi amor a la oración y mi fidelidad a la Misa diaria, me preguntó si quería entrar en el seminario”.

    “Con la sorpresa y la espontaneidad que caracterizan a los niños, le contesté que me encantaría, aunque sin saber a qué me comprometía exactamente, porque no había salido nunca del poblado ni conocía la vida de un seminario”, detalla.

    Posteriormente, narra que sus padres no le creyeron y fueron a ver al P. Bracquemond, quien confirmó la noticia: “Mi madre, abriendo los ojos como platos, me dijo que había perdido la cabeza o que no había comprendido lo que me había dicho el padre. Para ella y para los habitantes del poblado, todos los sacerdotes eran necesariamente blancos. De hecho, ¡le parecía imposible que un negro pudiese ser sacerdote!”.

    Debido a que en 1960 las relaciones entre la recién independizada Guinea y Costa de Marfil se hicieron tensas, Robert Sarah volvió a estudiar al Seminario de Dixinn, en Guinea, hasta que el Gobierno expropió las propiedades de la Iglesia en agosto de 1961.

    Luego de estudiar un tiempo en su casa, la Iglesia buscó un lugar para él y otros seminaristas en una escuela pública en Kindia. Con las negociaciones se logró abrir un seminario donde Sarah obtuvo su bachillerato en 1964.

    En septiembre de ese año fue enviado al Seminario Mayor de Nancy en Francia.

    Tras la nuevas relaciones tensas, esta vez entre Guinea y Francia, tuvo que interrumpir nuevamente su formación. Continuando sus estudios de Teología en Sébikotane, Senegal, donde estudió entre octubre de 1967 y junio de 1969.

    A los 24 años de edad, Robert Sarah fue ordenado sacerdote el 20 de julio de 1969. Fue designado Arzobispo de Conakri el 13 de agosto de 1979, cuando solo tenía 34 años de edad. Recibió la consagración episcopal el 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción.

    El 1 de octubre de 2001 el Papa San Juan Pablo II lo nombró Secretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

    El 7 de octubre de 2010 fue nombrado presidente del Pontificio Consejo "Cor Unum".

    Un mes después, el Papa Benedicto XVI lo creó Cardenal.

    En noviembre de 2014 fue nombrado Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

    Sarah es uno de los purpurados más importantes de África y la Iglesia universal.

    Es un firme defensor de la liturgia, el derecho a la vida, la familia y la libertad religiosa. En muchas ocasiones ha criticado la ideología de género.

    En enero de 2020, el Cardenal Sarah y Benedicto XVI publicaron un libro sobre el sacerdocio y el celibato sacerdotal titulado “Des profondeurs de nos cœurs” (Desde lo más profundo de nuestros corazones).

    En abril de 2020, ante las restricciones a causa de la pandemia, el Cardenal recordó que “los sacerdotes deben hacer todo lo posible para permanecer cerca de los fieles” y resaltó que “nadie tiene derecho a privar a una persona enferma o moribunda de la asistencia espiritual de un sacerdote”.

También te puede interesar:
Todos los derechos reservados © 2017 CATOLIN
Regreso al contenido