María, saluda a Jesús de mi parte - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
Vaya al Contenido

María, saluda a Jesús de mi parte

Xalapa, Ver. 15 Ago 21. 09:40 hrs.
Columnista de CATOLIN
Parafraseando una de las frases de San Pío de Pietrelcina (Santo de mi devoción), en la celebración de la Asunción quiero decirle a mi madre María “Te saludo madre, saluda a Jesús por mí y dile que hay dos sentimientos en mí: el primero de tristeza al saber que nos dejas físicamente y el segundo que sobre pasa el primero, es de alegría al saber que vas con tu Hijo al cielo, dónde espero por Su gracia un día estar al lado de ustedes”.

    CATOLIN hoy te quiero compartir una breve reflexión acerca de la Asunción de María y de lo que ha marcado en mi vida y espiritualidad buscando enamorarnos más de María para amar más a Jesús.
 
    Desde hace algunos años el Señor me ha hecho sentir en algunos momentos: la finitud de mi vida, la temporalidad en esta tierra, ¡vaya! que la muerte es una realidad no necesariamente en la ancianidad sino del tiempo de Dios y de su gracia… momentos que son abrazados por la fe y la esperanza.
 
    Estos momentos encontraron en nuestra Madre asunta un consuelo, un abrazo, una voz que dice “no tengas miedo, yo voy con mi hijo, te veremos pronto”.

     Me imagino a los apóstoles, después de la muerte y ascensión de nuestro Señor, encontrando consuelo en María, la madre de Dios ¿Quién más sino la que conoce la infancia de Jesús? ¿Quién sino la que fue fiel hasta el calvario? La misma que acogió con amor y sin reproche a los discípulos que habían abandonado a su Hijo camino al Gólgota.
 
    La madre, que los seguía manteniendo cerca del Hijo, ahora también tenía que partir, tenía que ser asunta y ante esto ¿Qué le quedaba a los apóstoles, si Jesús había ascendido al Cielo y María haba sido asunta? La respuesta era y es clara: les quedaba Jesús y María.
 
     Al igual que a los apóstoles a nosotros nos queda Jesús y nos queda María. La vida eterna existe y ese es nuestro consuelo, nuestro Salvador venció a la muerte que tanto hoy nos preocupa, su madre esta con Él y nosotros, viviendo en gracia correremos el mismo destino.

    El año pasado tuve la oportunidad de ir a Tierra Santa con mi familia y uno de los lugares que visité fue ahí, el lugar donde según la Tradición, María fue llevada al cielo, lugar donde los apóstoles la vieron por última vez… y lloré… y le canté junto con mi prometida. Por un lado, me sentía como un niño chiquito que llora al no saber a dónde va su madre, aunque fuera por poco tiempo, ese poco tiempo se llama vida y; por otro lado, sentía el consuelo de la misma madre que me decía: no temas hijito mío, no llores más, que feliz, a la casa del Padre me voy, no te dejo sólo, te aseguro que a la Trinidad por ti pediré sin cesar”. Al entender estas palabras mis lágrimas se llenaron de alegría (antes de continuar quiero decirte que estas palabras las puedes encontrar en la canción de “La Asunción” del grupo Siervas).
 
    Por eso, quiero cerrar estas líneas diciéndote a ti CATOLIN, que has llegado al final de esta “Pluma de Fe”, que la muerte no tiene la última palabra, que nuestro Señor ya la ha vencido, que la vida eterna es una realidad y si has perdido algún ser querido antes o en estos tiempos de pandemia; pídele a María que te de ese abrazo que consuele tus lágrimas, o si tú que estas leyendo esto, quizás; estas pasado por una enfermad que pone en riesgo tu vida, pídele al Señor hacer su voluntad, y que te permita estar en gracia y unirte a Su cruz. ¡Sí! es más fácil escribirlo que vivirlo, por eso nuestro Señor que es más grande que estas pobres líneas, no te ha dejado sólo, como no dejó solos a los apóstoles que se sentían devastados ante el madero en el calvario.

    Te invito a finalizar esta Pluma con una oración que el Señor me regaló hace un tiempo para los momentos difíciles:

Te amo Jesús, puedes contar conmigo,
no quiero bajarme de la barca
y tampoco te quiero despertar,
en ella duerme,
me basta saber que Tú estás aquí.
Amén
 
    Hasta la Eternidad.
También te puede interesar:
Rolando Tobit Bonilla

Mtro. en Mercadotecnia, Lic. en Comunicación, CEO de CATOLIN, rapero católico en dESciende, Fotógrafo...
Todos los derechos reservados © 2021 CATOLIN
Regreso al contenido