Normas de china sobre nombramiento de obispos no mencionan al Vaticano - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
Vaya al Contenido
Normas del gobierno chino sobre nombramiento de obispos no mencionan al Vaticano
- También proponen un “programa de capacitación del clero” para la “educación política del clero religioso” así como para su “educación cultural”.

Por: Alejandra Villegas
CATOLIN
Banderas de China y el Vaticano. Foto tomada de: Flickr Nicolas Raymond (CC BY 2.0).

Xalapa, Ver. 18 Feb 20. 15:30 Hrs.- (CATOLIN).- De acuerdo con las nuevas normas que entrarán en vigor desde el próximo 1 de mayo, la Asociación Patriótica Católica China (APCC), controlada por el gobierno comunista, será la institución que seleccionará y aprobará a los obispos.
 
    Las “Medidas administrativas para el clero religioso” en China fueron traducidas por la revista Bitter Winter (invierno amargo), que se especializa en información sobre la libertad religiosa en China.

    Con lo que sostiene estas medidas, la APCC será la encargada del proceso con los nuevos obispos, que posteriormente serán “aprobados y consagrados por la Conferencia de Obispos Católicos de China”.
 
    Dichas normas no nombran el papel del Vaticano en la aprobación de los obispos pese al acuerdo firmado con China en 2018, con el cual las autoridades de la Santa Sede y del gobierno chino deberían encargarse de este proceso.
 
    En octubre de 2020 el acuerdo fue renovado, sin embargo; los términos del mismo nunca se han dado a conocer por completo.
 
    Con base al informe el acuerdo le permite a la APCC, controlada por el gobierno chino, seleccionar candidatos que luego podrían ser aprobados o vetados por el Vaticano. Tras la renovación del acuerdo en octubre, el diario del Vaticano dijo que dos obispos fueron nombrados bajo el “marco regulatorio establecido por el acuerdo”. Asimismo, el Vaticano confirmó en noviembre que un tercer obispo fue nombrado de esa manera.
 
    Al respecto, el Cardenal Joseph Zen ze-kiun, Obispo Emérito de Hong Kong y crítico del acuerdo, dijo que este puede poner al Vaticano en la posición de tener que vetar repetidamente a los candidatos presentados por China.
 
    El objetivo del acuerdo era unificar a la APCC con la Iglesia Católica clandestina o subterránea que siempre se ha mantenido fiel y en comunión con el Papa.
 
    Actualmente se considera que seis millones de católicos hacen parte de la APCC, mientras que otros varios millones pertenecen a comunidades católicas que siempre se han mantenido leales a la Santa Sede.
 
    Las nuevas normas indican que una vez que se consagra un obispo, la APCC y la Conferencia Episcopal enviarán la información a la Administración de Asuntos Religiosos del Estado.

    Dicho registro del clero en la base de datos es una parte esencial de las nuevas medidas administrativas, con la cual los clérigos deberán promover los valores del Partido Comunista Chino.
 
    En este sentido el artículo III de las medidas administrativas dice que el clero “debe amar la patria, apoyar el liderazgo del Partido Comunista Chino, apoyar el sistema socialista” y “adherirse a la dirección de la sinización de la religión en China”.
 
     La práctica de la sinización fue promovida por el presidente Xi Jinping en años recientes. Por su parte, algunos críticos la consideran un intento de forzar la práctica religiosa bajo el control del gobierno chino y en línea con los valores de la APCC.

    Además, se espera que los clérigos “trabajen para mantener la unidad nacional, la armonía religiosa y la estabilidad social”.

    Asimismo, se establece que los miembros registrados del clero en chino no pueden “organizar, acoger, organizar o participar en actividades religiosas no autorizadas que se hagan fueran de los recintos autorizados para las actividades religiosas” y no pueden predicar en escuelas que no sean de connotación religiosa.
 
    El ingreso a lugares de culto “debe regularse a través de una entrada estricta, la verificación de la identidad y el registro”.
 
    También proponen un “programa de capacitación del clero” para la “educación política del clero religioso” así como para su “educación cultural”.
 
    El informe indica que el clero debe ser juzgado en su conducta con un sistema de “reconocimientos y castigos”.

También te puede interesar:
Todos los derechos reservados © 2021 CATOLIN
Regreso al contenido