Sacerdote ofrece su vida por salvar a un joven de 15 años - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
Vaya al Contenido

Sacerdote ofrece su vida por salvar a un joven de 15 años

- “Tu Gracia vale más que la vida”, es el lema que identifica esta beatificación, la cual se conforma por catorce sacerdotes, entre ellos el Presbítero José Becerra, un seminarista y un laico.


Por: Gabriela Villegas
CATOLIN
Imagen referencial. Foto por: cathopic

Xalapa, Ver. 20 Feb 22. 22:30 hrs. (CATOLIN).- Este 26 de febrero, la Catedral de la Arquidiócesis de Grada España, será la sede para la beatificación de 16 mártires de la persecución religiosa del siglo XX, que tuvo lugar principalmente durante los años de la guerra civil española.

     “Tu Gracia vale más que la vida”, es el lema que identifica esta beatificación, la cual se conforma por catorce sacerdotes, entre ellos el Presbítero José Becerra, un seminarista y un laico.

    Durante la persecución religiosa del siglo XX, suscitada en los años de la guerra civil española, se dañaron iglesias y parroquias en España, Alhama y Granada, de donde era originario el Padre Becerra.

     El P. José Becerra, fue apresado en 1936, días después, el grupo “milicianos republicanos” arrestó a un joven de 15 años llamado Eduardo Raya, quien se dirigía a Alhama por provisiones para su familia.

      Raya fue interrogado y llevado a la cárcel. A poca distancia de él se encontraba el sacerdote Becerra.

    La Arquidiócesis de Granada, explicó que “al amanecer del día siguiente, abrieron la puerta del habitáculo en el que se encontraba este joven. Aquella era la señal de que iban a darle “el paseo”, fórmula empleada para disimular que el preso iba a ser asesinado”.

     Eduardo Raya, recordó las palabras que el sacerdote externó a los milicianos: “No os llevéis a ese muchacho, que es muy joven todavía. Llevadme a mí, que ya soy un viejo”. Fue en ese momento, donde el Presbítero Becerra intercambió su vida a cambio de que Eduardo Raya viviera.

     Los milicianos aceptaron, “pero, queriendo burlarse de él, se lo llevaron a la ciudad de Málaga, más concretamente, al convento de La Merced que ya había sido saqueado e incendiado unos años antes”.

     En Málaga, llevaron al Padre a un burdel, con la finalidad de que rompiera su celibato sacerdotal, sin embargo, el Presbítero se mantuvo fiel. Posteriormente, colocaron frente a él, una cruz en el suelo pidiéndole que la pisara, si él cumplía este acto se le otorgaría la libertad, ante ello, el Padre Becerra se negó y dijo una jaculatoria en vez de cometer una blasfemia.

     Después, los milicianos pusieron una soga en el cuello del sacerdote, lo arrastraron hasta un muelle del puerto de Málaga, en donde fue arrojado al mar y desde entonces sus restos permanecen desaparecidos.

También te puede interesar:
Todos los derechos reservados © 2021 CATOLIN
Regreso al contenido